23.06.2022 - European Patent Office (EPO) / Europäisches Patentamt (EPA)

Katalin Karikó, pionera del ARN mensajero, recibe el Premio al Inventor Europeo 2022 por su trayectoria.

Su trabajo de investigación sobre el ARNm modificado abrió el camino a vacunas muy eficaces contra el COVID-19

La Oficina Europea de Patentes (OEP) ha galardonado a la investigadora húngara-estadounidense Katalin Karikó con el Premio al Inventor Europeo 2022 en la categoría "Logro de toda una vida", por su trabajo seminal en el desarrollo de ARN mensajero modificado (ARNm) para vacunas y terapias médicas.

Durante más de cuatro décadas, Karikó ha defendido el potencial terapéutico del ARNm, superando tanto el escepticismo como los innumerables desafíos en su búsqueda para desbloquear su uso efectivo para los seres humanos. Su trabajo no sólo allanó el camino para las vacunas de COVID-19 basadas en el ARNm, sino que también abre la puerta a nuevas terapias para muchas otras enfermedades y afecciones.

"Con su visión de que la molécula de ARNm podía aportar un beneficio médico significativo, Katalin Karikó ha generado un impacto que va mucho más allá del éxito médico ahora bien documentado", afirma António Campinos, Presidente de la Oficina Europea de Patentes. "Su dedicación a la ciencia y su perseverancia, junto con la calidad innovadora de su investigación, han dotado al mundo de una innovación rompedora que encierra el potencial de nuevas perspectivas en la lucha contra algunas de las peores amenazas médicas para la humanidad en todo el mundo".

Karikó fue galardonada en la ceremonia de entrega del Premio al Inventor Europeo 2022, un evento híbrido seguido en línea por una audiencia mundial. El premio es uno de los más prestigiosos de Europa en materia de innovación y se concede anualmente a inventores destacados de Europa y de fuera de ella que hayan hecho una contribución excepcional a la sociedad, al progreso tecnológico y al crecimiento económico.

Humildes comienzos

La carrera investigadora de Karikó está marcada por su dedicación a explotar el potencial médico que ofrece la molécula de ARNm. Nacida en un pequeño pueblo de la Hungría rural, su temprano interés por la biología y su afán de conocimiento la llevaron a superar las pruebas de acceso a la Universidad de Szeged, donde se incorporó al vanguardista Centro de Investigación Biológica (BRC) de la Academia Húngara de Ciencias. En 1985 abandonó Hungría con su marido para ir a Estados Unidos y ocupar un puesto en la Universidad de Temple, en Filadelfia. Allí pasó tres años intentando utilizar el ARN de doble cadena para tratar a los pacientes con VIH. Luego aceptó otra oferta en Bethesda (Maryland), donde leyó mucho sobre los nuevos trabajos sobre el ARNm, una molécula que transporta las instrucciones para construir proteínas desde el ADN de una célula hasta sus máquinas de construcción molecular.

Descubrir el potencial del ARNm

Desde 1990, los científicos sabían que la inyección de ARNm sintético en un organismo podía dar lugar a la producción de proteínas específicas a demanda. Pronto Karikó se dio cuenta del potencial médico del ARNm:

"Enseguida me imaginé que el ARNm podía ser beneficioso y pensé en algo muy sencillo, como la curación de heridas", dice. "Así que empecé a fabricar un ARN diferente que codificara la producción de una proteína que ya se había descubierto que aceleraba la cicatrización de las heridas y más tarde también cerraba sin dejar cicatriz".

Cuando le ofrecieron un puesto en la Universidad de Pensilvania (UPenn) en 1989, dirigió su investigación hacia esta molécula. Sin embargo, al ser un compuesto inestable, el ARNm es difícil de trabajar, y el coste de su desarrollo hizo que cayera en desgracia en la comunidad científica en la década de 1990. Karikó no pudo conseguir financiación para su trabajo con el ARNm y fue degradada de su puesto en la facultad. Decidió quedarse como investigadora principal, una decisión que daría sus frutos: En 1997, encontró un aliado en un nuevo colega inmunólogo, Drew Weissman. Juntos trabajaron en una vacuna terapéutica contra el VIH basada en el ARNm, utilizando una molécula de ARNm modificada con nucleósidos que habían creado.

Esto marcó el punto de inflexión: Con más trabajo para purificar el ARNm, Karikó y Weissman consiguieron desvelar una amplia gama de escenarios en los que la molécula podría utilizarse de forma viable en el tratamiento de enfermedades y la vacunación. En 2005 presentaron las patentes fundamentales de su trabajo, que allanaron el camino para la comercialización del ARNm modificado a través de la empresa RNARx, que Karikó y Weissman crearon en 2006. Sin embargo, la Universidad de Pensilvania vendió las licencias a otra empresa: "Sin la patente, no éramos una verdadera empresa", dice Karikó. "Pero en ese momento decidí que no había terminado".

Enfrentarse a COVID-19

El avance médico se produjo cuando Karikó se incorporó a BioNTech en Alemania, que tenía un ensayo clínico con ARNm y a la que convenció para que adoptara el ARNm modificado con nucleósidos. Consiguió un contrato con Sanofi para desarrollar ARNm modificado para ser inyectado directamente en los tumores con el fin de promover respuestas inmunitarias específicas para el cáncer, y estaba trabajando en una vacuna contra la gripe basada en ARNm con Pfizer cuando se conoció la primera noticia de COVID-19 a finales de 2019.

BioNTech pasó rápidamente de la gripe a COVID-19, ajustando la vacuna para que coincidiera con la secuencia genética del nuevo coronavirus, y avanzó rápidamente hasta las pruebas y el despliegue con Pfizer. Otra vacuna COVID-19 basada en ARNm modificado con nucleósidos, de la empresa estadounidense Moderna, cuyo uso se aprobó más o menos al mismo tiempo, también se basó en la tecnología de Karikó y Weissman.

Un campo con un potencial creciente

Más allá de la COVID-19, la investigación de Karikó ha abierto el camino a una amplia gama de tratamientos médicos basados en el ARNm modificado. Se están desarrollando vacunas terapéuticas para diferentes tipos de cáncer, así como tratamientos para enfermedades cardiovasculares y trastornos metabólicos. La propia científica tiene una lista de unas 30 terapias basadas en el ARNm modificado que le gustaría desarrollar, una perspectiva adecuada para una carrera basada en seguir adelante pase lo que pase: "Hay que aprender a tomar el estrés negativo y convertirlo en positivo, y esa fue mi actitud", dice. "No importaba lo que dijera la gente. Si era constructivo, lo escuchaba y el resto lo ignoraba por completo... Con ese tipo de actitud, puedes lograrlo".

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

European Patent Office (EPO) / Europäisches Patentamt (EPA)

Recommiende artículo PDF / Imprimir artículo

Compartir

Más sobre European Patent Office