20.08.2020 - Universität Wien

Evolución en tiempo real: Cómo se adaptan las bacterias a sus huéspedes

Algunas bacterias se vuelven cada vez más infecciosas cuando tienen que pasar de una célula a otra para sobrevivir

Las bacterias que invaden las células animales para multiplicarse están muy extendidas en la naturaleza. Algunas de ellas son patógenos de humanos y animales. En el medio ambiente, a menudo se encuentran dentro de organismos unicelulares. Un equipo de investigación dirigido por Matthias Horn en el Centro de Microbiología y Ciencia de Sistemas Ambientales de la Universidad de Viena ha hecho uso de experimentos de laboratorio para comprender mejor cómo estas bacterias se adaptan a su célula huésped con el tiempo y se vuelven cada vez más infecciosas en determinadas condiciones. Esto se debe a los cambios en el genoma y en la expresión de los genes, en particular en los genes que controlan la interacción de las bacterias con sus huéspedes y los responsables del metabolismo bacteriano.

En el laboratorio del Centro de Microbiología y Ciencia de Sistemas Ambientales de la Universidad de Viena, se observó la llamada "Paraclamidia" después de un período de 14 meses de evolución dentro de su huésped unicelular. La paraclamidia es un género de clamidia ambiental que se encuentra en el agua o el suelo. A diferencia de sus parientes patógenos para los humanos, no son infecciosas para los humanos. Viven en organismos unicelulares y dependen de los nutrientes de sus huéspedes. Por lo tanto, con el paso del tiempo han perfeccionado los mecanismos para invadir las células huéspedes y reproducirse dentro de ellas.

Las predicciones teóricas confirmadas en el laboratorio

La paraclamidia sirve como un sistema modelo para estudiar la adaptación de las bacterias dependientes del huésped en el laboratorio. En el experimento evolutivo realizado con este fin participaron más de 500 generaciones de bacterias, lo que corresponde a un período de unos 15.000 años en el marco temporal humano.

Para verificar las predicciones teóricas sobre el desarrollo de la infecciosidad, las bacterias se mantuvieron en el laboratorio bajo dos condiciones experimentales diferentes. En una parte del experimento, las bacterias dependían de la infección frecuente de nuevas células huésped para sobrevivir. En la otra parte, fueron capaces de multiplicarse permanentemente dentro de una misma célula huésped. "Nuestros resultados revelan que si las bacterias son capaces de permanecer dentro de una célula anfitriona y asegurarse de que siguen viviendo en las células hijas del anfitrión cuando la célula anfitriona se divide, su infectividad no cambia. Sin embargo, las bacterias se vuelven cada vez más infecciosas cuando tienen que pasar de una célula anfitriona a otra para sobrevivir", explica Paul Herrera, primer autor del estudio.

La adaptación de la bacteria a nivel molecular

Los investigadores fueron un paso más allá en sus experimentos. Examinaron los genes de las bacterias al principio del proceso evolutivo y los compararon con los genes después de 500 generaciones de evolución. Encontraron que los genes de los dos grupos de bacterias diferían significativamente en 1.161 sitios.

Sin embargo, esta información genética por sí sola no era suficiente para explicar las diferencias en la infectividad. Sólo el análisis posterior de la expresión de los genes, es decir, el uso de los casi 2.500 genes durante la infección, reveló que las bacterias infecciosas, que tienen que cambiar entre las células huéspedes, mostraron cambios en la expresión de genes cruciales para el mecanismo de infección y para ciertas vías metabólicas que son importantes para la supervivencia fuera de las células huéspedes.

La vía de transmisión desempeña un papel crucial en el desarrollo de la infectividad en las bacterias dependientes del huésped. El aumento observado de la infecciosidad se basa en una variedad de diferencias genéticas y cambios importantes en la expresión de los genes. Estas modificaciones hacen que las células huéspedes se infecten más fácilmente y dan a la bacteria una mejor oportunidad de sobrevivir fuera de la célula huésped", resume Matthias Horn.

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Hechos, antecedentes, expedientes
  • bacterias
  • evolución
  • expresión génica
Más sobre Universität Wien
  • Noticias

    Las exposiciones ambientales afectan a las drogas terapéuticas

    Los seres humanos están expuestos a diversas moléculas ambientales o dietéticas que pueden atenuar o incluso aumentar el efecto de las drogas terapéuticas. Los estudios sobre el producto químico industrial bisfenol A y el fitoestrógeno genisteína, por ejemplo, han demostrado que hay interac ... más

    Produciendo materiales similares al cuero a partir de hongos

    El cuero se utiliza como material duradero y flexible en muchos aspectos de la vida cotidiana, incluyendo los muebles y la ropa. Los sustitutos del cuero derivados de los hongos se consideran una alternativa ética y ecológica al cuero bovino tradicional. Un equipo internacional dirigido por ... más

    Autofagia: el principio del fin

    La autofagia, del griego "autocomida", es un proceso esencial que aísla y recicla los componentes celulares en condiciones de estrés o cuando los recursos son limitados. Cargas como proteínas mal plegadas u orgánulos dañados son capturados en un com-partimiento de doble membrana llamado el ... más