Un hongo descompone el plástico de los océanos

"Lo que hace que esta investigación sea científicamente excepcional, es que podemos cuantificar el proceso de degradación"

17.06.2024
Computer-generated image

Imagen simbólica

Un hongo que vive en el mar puede descomponer el polietileno de plástico, siempre que antes haya sido expuesto a la radiación ultravioleta de la luz solar. Investigadores del NIOZ, entre otros, publicaron sus resultados en la revista científica Science of the Total Environment. Esperan que en las zonas más profundas del océano vivan muchos más hongos que degradan el plástico.

El hongo Parengyodontium album vive junto con otros microbios marinos en finas capas sobre la basura plástica del océano. Microbiólogos marinos del Real Instituto de Investigación Marina de los Países Bajos (NIOZ) descubrieron que el hongo es capaz de descomponer partículas del plástico polietileno (PE), el más abundante de todos los plásticos que han ido a parar al océano. Los investigadores del NIOZ colaboraron con colegas de la Universidad de Utrecht, la Ocean Cleanup Foundation e institutos de investigación de París, Copenhague y St Gallen (Suiza). El hallazgo permite al hongo unirse a una lista muy corta de hongos marinos que degradan plásticos: sólo se han encontrado cuatro especies hasta la fecha. Ya se conocía un número mayor de bacterias capaces de degradar el plástico.

Seguir con precisión el proceso de degradación

Los investigadores fueron a buscar los microbios que degradan el plástico en los focos de contaminación por plásticos del Océano Pacífico Norte. A partir de la basura plástica recogida, aislaron el hongo marino cultivándolo en el laboratorio, en plásticos especiales que contienen carbono etiquetado. Vaksmaa: "Estos llamados isótopos 13Cpermanecen trazables en la cadena alimentaria. Es como una etiqueta que nos permite seguir el rastro del carbono. Luego podemos rastrearlo en los productos de degradación".

Vaksmaa está encantado con el nuevo hallazgo: "Lo que hace que esta investigación sea científicamente excepcional es que podemos cuantificar el proceso de degradación". En el laboratorio, Vaksmaa y su equipo observaron que la descomposición del PE por P. album se produce a un ritmo de alrededor del 0,05% al día. "Nuestras mediciones también mostraron que el hongo no utiliza gran parte del carbono procedente del PE al descomponerlo. La mayor parte del PE que utiliza P. album se convierte en dióxido de carbono, que el hongo vuelve a excretar". Aunqueel CO2 es un gas de efecto invernadero, este proceso no es algo que pueda plantear un nuevo problema: la cantidad liberada por los hongos es la misma que la escasa cantidad que liberan los humanos al respirar.

Sólo bajo la influencia de los rayos UV

La presencia de luz solar es esencial para que el hongo utilice el PE como fuente de energía, según descubrieron los investigadores. Vaksmaa: "En el laboratorio, el P. album sólo descompone el PE que ha estado expuesto a la luz ultravioleta al menos durante un breve periodo de tiempo. Eso significa que, en el océano, el hongo sólo puede degradar inicialmente el plástico que ha estado flotando cerca de la superficie", explica Vaksmaa. "Ya se sabía que la luz ultravioleta descompone el plástico por sí misma mecánicamente, pero nuestros resultados demuestran que también facilita la descomposición biológica del plástico por los hongos marinos".

Otros hongos

Como una gran cantidad de plásticos diferentes se hunden en capas más profundas antes de quedar expuestos a la luz solar, P.album no podrá descomponerlos todos. Vaksmaa cree que hay otros hongos, aún desconocidos, que también degradan el plástico en zonas más profundas del océano. "Los hongos marinos pueden descomponer materiales complejos hechos de carbono. Existen numerosas cantidades de hongos marinos, por lo que es probable que, además de las cuatro especies identificadas hasta ahora, otras especies también contribuyan a la degradación del plástico. Aún quedan muchos interrogantes sobre la dinámica de cómo se produce la degradación del plástico en las capas más profundas", afirma Vaksmaa.

Sopa de plástico

Encontrar organismos que degraden el plástico es urgente. Cada año, los seres humanos producimos más de 400.000 millones de kilogramos de plástico, y se espera que esta cifra se haya triplicado como mínimo para el año 2060. Gran parte de los residuos plásticos acaban en el mar: desde los polos hasta los trópicos, flotan en las aguas superficiales, alcanzan mayores profundidades marinas y acaban cayendo al fondo marino.

La autora principal, Annika Vaksmaa, del NIOZ: "Grandes cantidades de plásticos acaban en los giros subtropicales, corrientes en forma de anillo en los océanos en las que el agua del mar está casi inmóvil. Eso significa que una vez que el plástico ha sido transportado hasta allí, queda atrapado. Ya se han acumulado unos 80 millones de kilogramos de plástico flotante sólo en el giro subtropical del Pacífico Norte, que es sólo uno de los seis grandes giros del mundo".

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Publicación original

Más noticias del departamento ciencias

Noticias más leídas

Más noticias de nuestros otros portales

Lucha contra el cáncer: últimos avances y progresos