31.01.2020 - Charité - Universitätsmedizin Berlin

Una nueva estrategia de tratamiento contra el MERS

Medicamentos autorizados eficaces en las células

Identificado por primera vez en 2012, el MERS-coronavirus es capaz de causar una neumonía grave y a menudo mortal. No hay tratamientos efectivos para el MERS. Investigadores del Centro Alemán de Investigación de Infecciones (DZIF) en Charité - Universitätsmedizin Berlin identificaron recientemente un proceso de reciclaje celular conocido como autofagia como un objetivo potencial en la lucha contra el MERS. Se demostró que las sustancias que inducen la autofagia -incluidas ciertas drogas autorizadas- son capaces de reducir drásticamente la velocidad de replicación del virus.

El patógeno MERS es capaz de causar una enfermedad parecida a la gripe (Síndrome Respiratorio del Medio Oriente) que a menudo se asocia con la neumonía. Desde su aparición en 2012, se han notificado aproximadamente 2.500 casos a la OMS en un total de 27 países. Aproximadamente un tercio de las infecciones han causado la muerte. Un equipo codirigido por el PD Dr. Marcel Müller del Instituto de Virología en el Campus Charité Mitte descubrió recientemente que el virus MERS sólo puede replicarse eficientemente si inhibe un proceso celular conocido como autofagia. Basándose en este descubrimiento inicial, los investigadores pasaron a identificar sustancias capaces de inducir la autofagia y que por lo tanto pueden ser utilizadas para limitar la infección viral.

El término autofagia se refiere a un tipo de proceso de reciclaje celular que permite a las células deshacerse de materiales dañados y productos de desecho, conservando al mismo tiempo componentes intactos para su incorporación a nuevas estructuras celulares. Esta degradación autofágica, o "autodigestión", también es capaz de identificar componentes derivados de patógenos, como los bloques de construcción de los virus, que se tratan como productos de desecho y se eliminan. Se sabe que una serie de virus han desarrollado estrategias para desregular o inhibir la autofagia. Por lo tanto, el Dr. Müller y sus colegas se propusieron determinar si el virus MERS es capaz de modular la degradación autofágica. Como primer paso, y utilizando condiciones de bioseguridad estrictas, los investigadores infectaron las células con el virus MERS. Observaciones posteriores revelaron una interrupción del proceso de reciclaje celular en las células infectadas con el virus. "Este resultado indica claramente que el patógeno MERS se beneficia de una atenuación del proceso de reciclaje celular", explica el PD Dr. Müller.

Los investigadores también lograron identificar un interruptor molecular previamente desconocido que regula el proceso de degradación autofágica: la proteína SKP2. Los investigadores descubrieron que el virus MERS activa este interruptor molecular para ralentizar los procesos de reciclaje de la célula y evitar su degradación. Usando estos nuevos conocimientos, los investigadores trataron las células infectadas con MERS con varios inhibidores de SKP2 para estimular el proceso de degradación. Esta estrategia resultó exitosa, ya que las sustancias inhibidoras de la autofagia redujeron la replicación viral en un factor de 28.000. Entre las sustancias utilizadas para provocar este efecto se encontraban drogas autorizadas como la niclosamida, un tratamiento para las tenias que había sido identificado previamente como un inhibidor de la SKP2. Importantemente, la niclosamida demostró ser capaz de reducir drásticamente la replicación del virus MERS en el cultivo de células.

"Nuestros resultados revelan que el SKP2 es un punto de partida prometedor para el desarrollo de nuevas sustancias capaces de combatir el virus MERS, y potencialmente incluso otros virus dependientes de la autofagia", dice el PD Dr. Müller. Los inhibidores del SKP2 no se dirigen directamente al virus. Por esta razón, el líder del grupo de investigación espera que su uso se asocie a un menor riesgo de resistencia. "Sin embargo, los inhibidores de la SKP2 tendrán que ser probados in vivo antes de que puedan ser usados como drogas. Además, hay que evaluar adecuadamente los riesgos y beneficios de su uso in vivo, ya que incluso los medicamentos que ya han sido aprobados pueden tener efectos secundarios", dice el virólogo. Los investigadores también comprobarán si los inhibidores de la SKP2 podrían ser eficaces contra otros coronavirus como el SARS o el nuevo coronavirus (2019-nCoV) que está surgiendo actualmente en China.

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Charité - Universitätsmedizin Berlin

Recommiende artículo PDF / Imprimir artículo

Compartir

Hechos, antecedentes, expedientes
  • autofagia
  • neumonía
Más sobre Charité
Más sobre DZIF