26.01.2021 - Max-Planck-Institut für molekulare Genetik

Trazando el camino de la leucemia

La firma química de la leucemia linfocítica crónica ya presente en la etapa precancerosa

La linfocitosis de células B, una condición en la que los individuos tienen niveles elevados de determinados glóbulos blancos, en algunos casos conduce al cáncer de sangre. Como muestra ahora un equipo internacional de investigadores en muestras de pacientes, ambas enfermedades muestran firmas epigenéticas similares que se forman muy pronto durante el curso de la enfermedad.

Las leucemias crónicas a menudo comienzan de forma insidiosa. Los glóbulos blancos o sus precursores comienzan a multiplicarse de forma incontrolada en la médula ósea, alterando gradualmente la formación normal de la sangre y migrando hacia el bazo, el hígado y otros órganos.

La leucemia linfocítica crónica (CLL), el tipo más común de cáncer de la sangre en los adultos, tiene una etapa precursora conocida, llamada linfocitos B monoclonales (MBL). Casi todos los casos de CLL están precedidos por MBL. Pero mientras que los glóbulos blancos o las células B se dividen excesivamente en los pacientes con linfocitos, la enfermedad no se considera cancerosa y por lo tanto no se trata. Por el contrario, entre el uno y el dos por ciento de los pacientes con linfocitosis también desarrollan leucemia en un año determinado. Entonces, ¿cómo se diferencian los dos estadios de la enfermedad y cómo se relacionan?

Un equipo de investigación dirigido por Alexander Meissner del Instituto Max Planck de Genética Molecular (MPIMG) en Berlín, Alemania, y Catherine J. Wu del Instituto de Cáncer Dana-Farber en Boston, Estados Unidos, investigaron esta pregunta. Como muestran los investigadores en la revista Blood Cancer Discovery, una firma química en el ADN que es característica para la mayoría de los tipos de cáncer ya está presente en las primeras etapas de la linfocitosis. Las alteraciones químicas se mantienen estables durante todo el período de la enfermedad e incluso persisten después de una terapia exitosa para la leucemia.

"Parece que el curso del cáncer se establece muy temprano", especula Alexander Meissner. "Imaginamos que los cambios químicos en el ADN podrían ser un prerrequisito para el desarrollo de una enfermedad maligna".

Sin embargo, esto no tiene consecuencias inmediatas para la terapia, dice Catherine Wu: "Todavía no habrá ninguna razón para tratar la linfocitosis monoclonal de células B con las terapias clásicas. En esta etapa, la terapia contra el cáncer sería más dañina que la propia enfermedad. Dicho esto, nuestros conocimientos podrían conducir a nuevas intervenciones terapéuticas".

Anotaciones cruciales en el genoma

La firma química que investigaron los investigadores consiste en pequeños grupos moleculares ("grupos metilo") que están directamente acoplados al ADN por medio de enzimas. La información genética real no se ve afectada, pero las células ignoran las secciones metiladas del ADN y no obtendrán ninguna información de él.

"En las células cancerosas, esta protección de lectura epigenética se encuentra en un estado de desorden - y con ella, el acceso a la información genética", explica Helene Kretzmer, primera autora del estudio.

Para rastrear los cambios en la metilación a lo largo de la enfermedad, el equipo utilizó muestras de 23 pacientes con linfocitosis, cinco de los cuales desarrollaron posteriormente leucemia. Además, caracterizaron las células de 25 personas con leucemia antes y después de la terapia. Las células y su estado de metilación han sido analizadas individualmente con técnicas de una sola célula.

Una pérdida de defensa contra el cáncer

"Nos dimos cuenta por primera vez de que las pautas de metilación aberrantes se producen en todas las etapas de la enfermedad y permanecen estables, lo que sugiere que no están influyendo directamente en la patogénesis", dice Kretzmer. "Queríamos averiguar en qué punto emergen los patrones y si podrían ser un conductor de la enfermedad".

El hecho de que los cambios de metilación se produzcan muy pronto plantea nuevas preguntas para la investigación del cáncer, dice Kretzmer. "Posiblemente, hay otros cánceres que surgen de células progenitoras con metilación alterada que siguen creciendo normalmente y por lo tanto no se detectan".

Estas células estarían en el umbral de un estado de enfermedad y serían más susceptibles a la desregulación. "La metilación del ADN también es un mecanismo de defensa", dice Kretzmer. Por un lado, los genes de rescate que se activan en una emergencia celular no suelen llevar marcas de metilación. Si se metilan a través del cáncer, la célula ya no puede activarlos. "El mecanismo de protección se pone fuera de acción", dice el investigador. "Por otro lado, la desmetilación da a la célula acceso a todo tipo de áreas protegidas, que pueden activar programas para la división o el crecimiento celular, que entonces podrían quedar fuera de control".

Nota: Este artículo ha sido traducido utilizando un sistema informático sin intervención humana. LUMITOS ofrece estas traducciones automáticas para presentar una gama más amplia de noticias de actualidad. Como este artículo ha sido traducido con traducción automática, es posible que contenga errores de vocabulario, sintaxis o gramática. El artículo original en Inglés se puede encontrar aquí.

Max-Planck-Institut für molekulare Genetik

Recommiende artículo PDF / Imprimir artículo

Compartir

Hechos, antecedentes, expedientes
  • cánceres de sangre
  • cáncer
  • leucemia
Más sobre MPI für molekulare Genetik
  • Noticias

    Más que la suma de mutaciones

    Un nuevo algoritmo puede predecir qué genes causan cáncer, aunque su secuencia de ADN no esté modificada. Un equipo de investigadores de Berlín combinó una gran variedad de datos, los analizó con "inteligencia artificial" e identificó numerosos genes del cáncer. Esto abre nuevas perspectiva ... más

    El desarrollo embrionario en una placa de Petri

    Al cultivar células madre de ratón en un gel especial, un equipo de investigación de Berlín logró hacer crecer estructuras similares a las partes de un embrión. Las estructuras similares al tronco desarrollan los precursores de los tejidos neurales, óseos, cartílagos y musculares de los gru ... más

    Andamiaje de estructuras subcelulares identificadas después de cien años

    Las motas nucleares son pequeñas aglomeraciones de proteínas en el núcleo de la célula que participan en el procesamiento de la información genética. Los investigadores de Berlín han descubierto ahora cómo se construyen las motas nucleares y fueron capaces de cerrar una brecha de larga data ... más

Más sobre Max-Planck-Gesellschaft